Welcome

Certezas, dudas y sarpullidos del fichaje de Sergio Ramos por el PSG

“Es uno de los mejores defensores de la historia”, asegura presidente Nasser Al-Khelaïfi. Los medios destacan que, acosado por las lesiones, sólo jugó cinco partidos este año.

Sergio Ramos, con el técnico del PSG, Pochettino.

Es lo que tiene ser una estrella. El PSG se ha gastado este verano 60 millones en traer del Inter a Achraf Hakimi, le ha arrebatado al mismísimo Barca a Georgino Wijnaldum, va a firmar al portero de uno de los finalistas de la Eurocopa (Gianluigi Donnarumma) y suspira por Paul Pogba. Pero en una cosecha de fichajes que obligará al club qatarí a vender futbolistas por valor de unos 150 millones, el que más ruido ha hecho es un veterano como Sergio Ramos.

“París da la bienvenida a uno de los mejores jugadores de nuestro tiempo”, proclamó Nasser Al-Khelaïfi, presidente del Paris Saint-Germain, que sólo ejerce de anfitrión en contadas ocasiones. “Sergio es uno de los mejores defensores de la historia. Es un competidor nato, un líder y un gran profesional. Su gran experiencia y sus ambiciones están en perfecta sintonía con las del club. Estoy orgulloso de verlo con la camiseta del PSG”.

Todos los medios franceses han puesto la letra (y los números) a la música entusiasta del presidente parisino. Ramos, 671 partidos con el Real Madrid entre 2005 y 2021. Y 101 goles. Cuatro C1 (que es como abrevian aquí la Liga de Campeones) entre sus 22 títulos. Amén de sus 23 goles en 180 partidos con la selección nacional.

Pero a renglón seguido vienen los interrogantes. “Queda por saber si Ramos, a sus 35 años y tras seis meses muy complicados en el plano físico sigue en el nivel más alto” se preguntaba Le Figaro. “No ha jugado más que cinco partidos este año… pero estoy contento de que venga”, ha declarado el ex jugador Greg Paisley. El interesado ya contestó a su manera, difundiendo en las redes sociales vídeos en los que se le ve en pleno esfuerzo.

Y hoy, en París, ha dejado claro que no viene a la capital francesa a prejubilarse como Dani Alves o Gigi Buffon ni mucho menos a pasear los tatuajes como David Beckham. “Es un gran cambio en mi vida, un nuevo desafío y un día que nunca olvidaré. Estoy orgulloso de ser parte de este proyecto tan ambicioso, de unirme a un equipo con grandes jugadores. Este es un club que ya ha demostrado estar al más alto nivel con una base sólida. Quiero seguir creciendo con París y ayudar al equipo a trabajar para ganar títulos”.

En lo que también hay unanimidad es que Ramos, que ha firmado dos años a 15 kilos por ejercicio, se dice, va a aportar al PSG ese carácter que ha echado de menos en las grandes citas. Desde que se fueron Ibrahimovic y Thiago Motta, el puesto de malote estaba vacante.

¿Todos contentos pues? No tanto. Según Le Parisien, diario con fuentes propias en el equipo, el fichaje “ha dejado perplejo a una gran parte de la plantilla, incluso enfadado a algunos jugadores. Kimpembe no estaba contento por el acuerdo. Para los colegas de Marquinhos, la estrategia de fichajes es incomprensible. El verano pasado, el PSG no renovó a Thiago Silva tras ocho años en el club”. El diario se regodeaba recordando que el ex capitán ganó la Liga de Campeones con el Chelsea, a la órdenes de Thomas Tuchel, despedido en Navidad del PSG.

En el mismo artículo se daba cuenta de la sorpresa de Keylor Navas ante la llegada de un portero como Donnarumma que no viene para calentar banquillo. Y se mencionaba el ascendiente del portero en el clan hispano de un vestuario en riesgo de desestabilización. Desde luego, problemas de integración no va a tener Ramos.

De aquí a que ruede el balón resta la cuestión de cómo integrará Pochettino al recién llegado. ¿Dibujará una defensa con tres centrales -Marquinhos, Kimpembe, y Ramos- con Achraf y Bernat de carrileros? También puede alternar a los tres tenores del área, porque partidos hay de sobra. Aunque, para el jugador no es lo mismo la Champions que la Copa de Francia.

POSIBLES SALIDAS

En París se espera al portero de la selección italiana para rubricar su contrato, en cuanto termine la Eurocopa. Donnarumma ya habría pasado reconocimiento médico en Roma y llegaría libre como Ramos y Wijnaldum. Ojo al dato, su agente es Mino Raiola, que también representa a Pogba. El centrocampista está bajo contrato con el Manchester United. L’Equipe apunta a que su precio oscilaría entre 50 y 60 millones

Queda pendiente equilibrar el presupuesto y cumplir con el fair play. El club ha comunicado a las autoridades que va a vender jugadores por valor de 150 millones. Esa cantidad se puede lograr vendiendo un crack o varios jugadores de la clase media.

Lo primera opción, la salida de Kylian Mbappé, es tabú en el club qatarí que quiere sumar la Liga de Campeones a los festejos del Mundial en tierras del emirato. Por lo tanto, vayan saliendo, por favor. En las quinielas están Pablo Sarabia, Ander Herrera, Leandro Paredes, Idrissa Gueye, Thilo Kehrer (dueño del número 4 hasta la llegada de Ramos), Abdou Diallo, Layvin Kurzawa, Areola…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *